sábado, 3 de diciembre de 2016

El Madrid viaja hasta tierras hostiles con un solo propósito

Anuncios
Este sábado llega el enfrentamiento más aguardado de esta primera mitad de temporada. Barcelona recibe en su feudo sagrado a un Real Madrid que viene engallado a lo largo del último septenio de jornadas, dejando en claro por el hecho de que prosigue siendo el club más histórico y distinguido del planeta.

La Liga de las estrellas sube el telón de nuevo para llevar hasta el último rincón del globo, el partido que todos aguardaban y que al fin hace acto de presencia. Ese que jamás sobra, que nunca es hastiado y que siempre y en toda circunstancia tiende a delimitar unas y otras cosas.

El Madrid viaja hasta tierras hostiles con un solo propósito, pelear y ganar no solo por le honor y la gracia infinita de derruir a su enemigo de España y Europa. Se trata aparte de una cuestión de continuidad y de consolidarse en el liderato de la tabla general de La Liga Santander.

Para esto va a contar con prácticamente todas sus piezas, dirigidas por su puesto por su máximo exponente, el portugués Cristiano Ronaldo, quien desde hace rato viene haciendo gala de su infatigable y también inacabable talento y habilidad para jugar este deporte. Callando las habladurías de propios y extraños. Una de las bajas esenciales que inopinadamente se hicieron apreciar en la alineación de Zidane, es el imperativo y más que inamovible gales Gareth Bale, quien no va a poder ser de la partida tras ser operado esta semana de su tobillo diestro. Le prosiguen en la lista el otro ineludible, el germano Tony Kroos, aparte de Casemiro y Morata.

No la va a tener tan simple Zidane al instante de proponer su juego. No obstante, cuenta entre sus fichas con hombres como Modric y Kovacic, piezas croatas que han sido meridianamente determinantes en los últimos éxitos del Merengue.
Load disqus comments

0 comentarios